La ola inflacionaria que dejó la pandemia

25 enero, 2022

Los inversionistas deberán encontrar alternativas que les permitan lograr una protección parcial o total a la ola inflacionaria que estamos viviendo.

Las primeras cuarentenas en Chile se empezaron a implementar en marzo de 2020 con algunos meses de rezago respecto a Europa, donde veíamos con preocupación a países como Italia y Francia que cada día mostraban alarmantes cifras de contagio. Durante esas semanas, también observamos con asombro cómo los principales índices bursátiles del mundo se desplomaban y, a la vez, cómo los distintos bancos centrales empezaban a implementar masivas inyecciones de liquidez para poder contrarrestar algo inédito: la paralización de la actividad económica presencial. Sin embargo, con la llegada de las vacunas durante 2021, los distintos sectores de la economía comenzaron su reapertura y, con ello, se empezaron a hacer presentes las distintas cicatrices de la pandemia.

Una de ellas es la inflación. Esta ha obligado a los bancos centrales del mundo a poner marcha atrás y reducir los enormes estímulos monetarios que han inyectado ante un problema que se teme sea permanente y no transitorio. El caso de Chile no es muy distinto; fuimos afectados por un incremento excesivo de liquidez, en un contexto de restricciones relevantes en la cadena de suministro, una combinación perfecta para afectar la formación de precios y generar la inflación más alta de los últimos 13 años.

El INE publicó hace algunas semanas el IPC de diciembre, el cual nuevamente sorprendió al alza a las encuestas, cerrando la inflación de 2021 con un preocupante 7,2%, muy por encima de la meta de 3% de nuestro Banco Central. Hacia adelante, las distintas encuestas de mercado (EEE y EOF) proyectan que la inflación a 24 meses seguirá sobre 3%, lo que llevaría al Central a continuar con su ciclo de alza de tasas hasta lograr anclar estas proyecciones a su meta inflacionaria.

De darse este escenario, la pérdida adquisitiva que genera la inflación en los ahorros de los inversionistas se va a transformar en el gran desafío de los asesores financieros durante este 2022, donde además de buscar inversiones que cuadren con los perfiles y objetivos de los inversionistas, también deberán encontrar alternativas que les permitan lograr una protección parcial o total a la ola inflacionaria que estamos viviendo.

Nuestra recomendación es fomentar a los clientes a seguir ocupando vehículos de inversión de alta liquidez y bajo riesgo crediticio que se encuentren indexados a nuestra UF local. Uno de ellos es el fondo mutuo, sobre todo para inversionistas de perfiles conservadores que busquen preservar sus ahorros de la inflación. BTG Pactual está comercializando, por un período acotado, el Fondo Mutuo Estructurado Protección UF II, que a través de una cartera de bonos locales de bajo riesgo crediticio busca proteger las inversiones de la inflación, entregando una rentabilidad adicional por sobre esta para los aportes que se mantengan durante 2 años. La comisión de nuestro fondo en serie A es fija, con hasta un 0,90% anual (IVA incluido), y la de la serie I también es fija, con hasta un 0,60% anual (IVA incluido).

Joaquín López, Portfolio Manager Fondo Estructurado Protección UF II