Los ganadores tras la elección de Biden

16 noviembre, 2020

Con la elección de Biden, uno de los potenciales ganadores serían los mercados emergentes en sus monedas, donde Chile no escaparía de esto, apuntando a un tono apreciativo de nuestra moneda en relación al dólar, así como también en el resto de los emergentes.

Ya han pasado dos semanas de la elección presidencial de Estados Unidos en que se le otorgó un claro triunfo al candidato demócrata, Joe Biden, quien comenzará a presidir Norteamérica desde enero.

Sin embargo, aún ni el partido republicano, ni el actual presidente Donald Trump han aceptado públicamente el triunfo de su competidor, donde hasta se ha hablado de alguna acción de tipo judicial por parte de una facción del Partido Republicano para investigar si hubo fraude electoral. Pero, a pesar de estas acciones que nublan un poco el panorama, estas no deberían provocar reacción en los mercados.

Es que estos ya hablaron, y en ese sentido el mayor miedo que había sobre la mesa era que hubiera un resultado poco claro respecto a una preferencia mayoritaria por Biden sobre el actual Mandatario. De este modo, la reacción del mercado durante las elecciones no se tradujo en grandes caídas, sino al contrario, fue positiva.

De hecho, se me hace difícil ver que una acción de tipo judicial entrampe el proceso del candidato Biden para asumir el poder en enero, ya que debido a las diferencias de votos que tenemos hasta ahora es muy poco probable que esto se pueda revertir de alguna forma u otra.

Es así como los mercados deberían darle un menor peso a lo que intente hacer el actual Presidente y parte del Partido Republicano para cambiar el resultado de las elecciones; de hecho, creo que la dinámica del mercado va a ir ligada a otros temas y no a este en particular, como lo fue esta semana el anuncio de Pfizer de aproximarse a una eventual vacuna, a raíz del cual los mercados globales sobrerreaccionaron al alza.

Ahora, con Biden en el poder queda por ver si pondrá en marcha su agenda de recuperación económica, relacionada sobre todo a materias sanitarias, donde se espera un cambio de foco diametral. Hemos sido testigos de que Trump partió siendo un negacionista respecto al alcance del coronavirus y fue cambiando el tono cuando comenzaron a subir los casos en Estados Unidos, pero nunca fue muy pro a extremar las medidas de confinamiento de la economía a nivel federal.

En cambio Biden, en su agenda de los primeros días, anunció un equipo especial para atacar efectivamente la propagación del Covid-19. De hecho, en la medida que existan rebrotes en los Estados más relevantes, se espera ver acciones totalmente diferentes, quizás hasta forzando un cierre temporal de algunos condados o partes de Estados, pudiendo replicar lo que vive Europa en estos momentos.

Por otro lado, si el Presidente recién electo, logra implementar su agenda económica, los países emergentes tendrían efectos positivos, sobre todo si mejora la relación con China, pues como es el caso de Chile, su desempeño económico depende en gran medida de los resultados del país asiático.
Asimismo, hay otros efectos adicionales que podrían darse en la economía local americana que traerán beneficios a las emergentes. Si englobamos algunas medidas que propone el demócrata, como el caso de los impuestos corporativos -personalmente pongo en duda que pueda revertir la política tributaria de Trump-, los aranceles con naciones emergentes y acciones que promuevan una mayor acción de cuidado del cambio climático, son propuestas que le juegan en contra al potencial de crecimiento de corto plazo de Norteamérica, pero ayudan al resto del mundo.

Entonces, con la elección de Biden, uno de los potenciales ganadores serían los mercados emergentes en sus monedas, donde Chile no escaparía de esto, apuntando a un tono apreciativo de nuestra moneda en relación al dólar, así como también en el resto de los emergentes. Si agregamos el potencial segundo retiro del 10% de las AFP, le pone una presión a la baja al tipo de cambio local, pudiendo también desalinearse en exceso; eso pasó con el primer retiro, y podría llevar a que el tipo de cambio se acerque a los $ 750. Sin duda, en el corto plazo, no es claro ni obvio que ese sea el equilibrio y para eso habrá que revisar el movimiento de los emergentes en su conjunto también..

Así, efectivamente vemos que en el muy corto plazo hay una presión apreciativa para el peso, lo que significa un nivel de tipo de cambio más bajo y hacia adelante todo dependerá de factores como el cobre, el riesgo país local y la tendencia del dólar a nivel global contra países desarrollados y países emergentes.

Mauricio Cañas
Director de Estrategia de Wealth Management