Conspiracy Theories

Quassim Cassam

Nota del editor

Si bien hay gente que las desestima, calificándolas de risibles, inverosímiles o paranoides, las Teorías Conspirativas (con mayúsculas) son nocivas y altamente peligrosas a ojos del destacado filósofo británico Quassim Cassam. En Conspiracy Theories –libro recién publicado simultáneamente en Gran Bretaña y Estados Unidos– el autor plantea una advertencia clara: nunca hay candidez detrás de una Teoría Conspirativa, ya que siempre persigue fines políticos. Basta con recordar, agrega, que el clima que propició sucesos como el Brexit o la elección de Donald Trump fue creado por este tipo de conspiraciones. En otras palabras, toda Teoría Conspirativa promueve formas de propaganda tendientes a encaminarnos hacia una ideología determinada. Además, muchas de las versiones paralelas de la realidad que hoy operan en diferentes ámbitos fueron construidas en torno al antisemitismo. Cassam ha enseñado filosofía en varias universidades prestigiosas –Oxford y Cambridge, sin ir más lejos–, pero, aparentemente, sus pergaminos no cuentan demasiado para quienes agitan los mecanismos emocionales de la posverdad, pues algunos de ellos lo han tildado de “bufón anticonspiraciones”. Haciendo hincapié en el encanto seductor que presentan las Teorías Conspirativas, Cassam ofrece un relato que denuncia vicios, ataca comportamientos aberrantes y propone soluciones concretas. Entre ellas figura “la misión cultural más apremiante de nuestra época”: enseñarles a los niños a navegar con discernimiento por internet. Según el columnista de The Guardian Jonathan Freedland, el ensayo de Cassam “es un arma fundamental en la guerra contra las mentiras y en la batalla por la verdad”. Y valga también una salvedad: Conspiracy Theories no es un libro para especialistas ni para filósofos consumados. Por el contrario, se trata de una lectura que apela antes que nada al sentido común.

Juan Manuel Vial