Cruciales #17

The Code Breaker

Jennifer Doudna, Gene Editing, and the Future of the Human Race

Walter Isaacson

Nota del editor

A fines de 2018, gracias a una herramienta de ingeniería genética denominada Crispr, nacieron en China las primeras mellizas “de diseño” del planeta, Nana y Lulú. El hecho dejó a medio mundo atónito, incluyendo a la comunidad científica, pues las implicancias éticas del asunto son y seguirán siendo complejas, y no están en modo alguno resueltas. Sobre esto, y sobre otros temas fascinantes y escabrosos a la vez, trata The Code Breaker. Jennifer Doudna, Gene Editing, and the Future of the Human Race (‘La decodificadora. Jennifer Doudna, la edición de genes y el futuro de la especie humana’), obra del reconocido periodista e historiador Walter Isaacson. Además de ofrecer una suerte de clase magistral para no iniciados en torno a procedimientos intrincados, que hasta hace poco tiempo eran discutidos únicamente en círculos especializados, la voluminosa y celebrada biografía de la investigadora estadounidense Jennifer Doudna –coinventora de Crispr y coganadora del Premio Nobel de Química en 2020– nos invita a reparar en el desafío más asombroso y trascendental que hoy plantean las ciencias biológicas para el porvenir de la humanidad: “Luego de millones de siglos durante los cuales la evolución de los organismos ocurría ‘naturalmente’, los humanos contamos ahora con la habilidad de hackear el código de la vida y diseñar nuestro propio futuro genético. O para desconcertar a quienes calificarían a la ingeniería genética de ‘antinatural’ o de ‘jugar a ser Dios’, mejor pongámoslo de otro modo: en su infinita sabiduría, la naturaleza y el Dios de la naturaleza han permitido el desarrollo de una especie que es capaz de modificar su propio genoma, y sucede que esa especie es la nuestra”. Publicado hace sólo algunas semanas, The Code Breaker es un libro narrado como un thriller policial, en donde las intrigas, los hallazgos y las revelaciones más inesperadas juegan un papel relevante. Detrás de la genialidad de los protagonistas operan pulsiones ocultas, mientras que las rivalidades entre los diferentes grupos de expertos que pugnan por patentes y premios relacionados con Crispr suelen ser “sanguinarias”, en el decir de Isaacson. Por el lado opuesto, ha surgido una casta de biohackers que aspira a democratizar todo este conocimiento y ponerlo a disposición de cualquier persona a través de ciertos kits de edición genética del tipo “hágalo usted mismo”. En la actualidad, la técnica Crispr está siendo utilizada para implementar vacunas genéticas y exámenes caseros contra el coronavirus. No obstante, según el autor, la biología se ha convertido en la nueva tendencia tech, tal como en su momento lo fue la informática. Los jóvenes innovadores del presente están enfrascados en el código genético, ya no en los códigos computacionales, pues “las moléculas han pasado a ser los nuevos microchips”. He aquí una historia que, efectivamente, cuenta con pasajes aterradores, pero que, al mismo tiempo, hace hincapié en la hermosura de ciertos mecanismos insospechados de la naturaleza.

Juan Manuel Vial