• Home /
  • Noticias /
  • Press Room /
  • Entrevista a Luis Óscar Herrera, economista jefe para la Región Andina de BTG Pactual, en Diario Financiero

Entrevista a Luis Óscar Herrera, economista jefe para la Región Andina de BTG Pactual, en Diario Financiero

BTG Pactual: “No hay dudas de que la recuperación será más rápida en un eventual gobierno de Piñera”

Luis Óscar Herrera recalca que no significa que el resto de los candidatos no enfrentará un mejor escenario. Ve PIB de 1,2% este año y cerca de 3% en 2018.

El economista jefe para la Región Andina de BTG Pactual, Luis Oscar Herrera, considera que aún no se ha visto un “quiebre positivo” en materia de actividad. Esto, luego de que el Imacec creciera un 1,4% en junio, resultando en una “pobre” expansión -dice Herrera-de 0,5% en el primer semestre del año.

“Para que se cumplan las proyecciones de consenso, aún es necesario que se dé una aceleración en la segunda parte del año. Hay condiciones auspiciosas para pensar que esa aceleración debiera venir, pero aún se tiene que materializar”, dice el economista de la UC y doctor del MIT.

– ¿Se puede llegar a un crecimiento de 3% hacia fin de año?

– No está asegurado que lleguemos a un crecimiento de 3% en la última parte del año. Todavía no vemos un repunte importante en las cifras. Claro, las del segundo trimestre son mejores que las del primero por el repunte de la minería, pero en el resto de la economía aún son inferiores al 2%.

Hay condiciones auspiciosas para esperar una aceleración del crecimiento. En el último trimestre del año estaremos creciendo entre 2% y 3%. Excepcionalmente, por temas de base de comparación y días hábiles, podemos tener algún mes más cercano al 3%, pero el promedio estará en torno a 2,5%.

– ¿Cómo se declara: cauteloso, medianamente optimista?

– Más bien optimista hacia 2018. Hay un mejor entorno internacional y condiciones financieras más favorables. Hay algunos indicadores que comienzan a mostrar un repunte, especialmente las ventas del comercio y el consumo durable. En el sector financiero, hemos visto una recuperación de precios de activos ante la expectativa de un mayor crecimiento de la economía.

Aún falta un ingrediente: la recuperación de la confianza en el sector real. Las encuestas de confianza empresarial, los planes de inversión y las decisiones de contratación en el sector privado aún no muestran una recuperación. De acuerdo al último Informe de Percepción de Negocios del Banco Central, las empresas todavía están en un ánimo cauteloso a la espera del resultado de las elecciones de fin de año.

– ¿Cuánto influye el ciclo electoral en la economía?

– Uno de los factores mencionados en el informe es la cautela frente a las definiciones políticas de fin de año.

– ¿Se juega la vida Chile en estas elecciones?

– Hay un ambiente propicio para la recuperación de la economía y no tengo muchas dudas de que esa recuperación va a ser más rápida bajo un eventual gobierno de Sebastián Piñera.

No estoy diciendo que en los otros casos no se pueda producir eso, pero la recuperación será mucho más rápida en el caso de Piñera porque la gente lo conoce, sabe cuáles son sus propuestas, conoce su gobierno anterior. Mientras que los otros candidatos deberán ganarse esa confianza, mostrando sus propuestas, quiénes son las personas que los van a acompañar, cuáles serán las orientaciones de sus políticas. No tengo muchas dudas de que la recuperación va a ser más rápida en el primer caso, y es el más probable.

– Pero nada muy espectacular si uno mira las proyecciones de PIB para los próximos años…

– Sin dudas, en esto hay que ser realista. La desaceleración tiene elementos internacionales que ya se han ido despejando, elementos cíclicos asociados a un empeoramiento del clima de negocios que esperamos se despejarán en los próximos meses de la mano de un cambio de gobierno, pero también tiene factores estructurales que reflejan un menor crecimiento de la productividad y que no se van a solucionar de la noche a la mañana.

– ¿Cuánto ayudará el alza del cobre?

– Esta mejora en el cobre ha sido reciente y gradual durante este año. Se ve algo más de actividad en términos de proyectos mineros y probablemente tendremos alguna recuperación en producción asociada a esto. Yo esperaría que la mayor parte del impacto real se viera a partir del próximo año, principalmente por el lado de la inversión. Por eso, nuestra proyección de PIB para 2018 está cerca del 3%, más alta que el mercado, porque hay una recuperación de la producción minera y una recuperación de la inversión que arrastre la construcción.

– S&P y Fitch han bajado la nota de Chile. ¿Se puede evitar una tercera rebaja?

– Moody´s queda con una nota más alta en relación a S&P y también a Fitch. Es esperable que la clasificación de Moody´s se ponga en línea con las otras dos. De ahí en adelante, será muy relevante la meta que se ponga el próximo gobierno. Serán muy importantes las definiciones en torno a la política fiscal que adopte la nueva administración para evitar nuevas rebajas.

– ¿Cuáles debieran ser esas definiciones?

– Más allá de la meta específica, hay que volver a darle una mirada a la regla fiscal y a la institucionalidad que la acompañan. Hay que actualizarla, ya que le sirvió mucho a Chile en los años de bonanza para cautelar un uso prudente de los recursos y generar ahorro fiscal. Eso fue muy útil, pero llevamos 15 años con esta regla, ya nos movemos en terrenos de déficit con niveles de deuda pública cercanos al 25% del PIB y que probablemente seguirán aumentando. Entonces, tenemos que pensar en una estructura que sea más ad hoc para la situación actual.

– ¿Esa debiera ser la primera pega del nuevo ministro de Hacienda?

– Es uno de los trabajos importantes que tendrá que hacer. Hay que complementar la regla fiscal, que hoy se refiere a los flujos, con límites para el stock deuda pública, como lo hacen muchos países. También, hay que fortalecer la institucionalidad fiscal. En eso nos hemos quedado atrás, tenemos un Consejo Fiscal Asesor que revisa los números pero que no tiene muchos dientes para opinar e influir la política fiscal.

– ¿Cómo ve el debate sobre si las holguras son heredadas del anterior gobierno o no?

– Creo que se ha hecho un poco de malabarismo económico con las cifras. Es efectivo que a este gobierno le tocó una parte de mala suerte por la caída del cobre, le tocó enfrentar la desaceleración en el crecimiento, pero a cada uno le toca arar con los bueyes que le tocan.

Por lo tanto, no veo el punto de plantearse que si los parámetros estructurales hoy fueran distintos el escenario sería mucho mejor, o viceversa. En este gobierno tocó que se corrigieron los parámetros estructurales, en los últimos dos años ha hecho algún esfuerzo de contención, pero ese esfuerzo al final ha tenido como resultado un crecimiento del gasto público que ha sido más de dos veces el crecimiento de los ingresos fiscales y más de tres veces el crecimiento de la economía.

Fuente: Diario Financiero

volver