Inicio / Investment
Bank
/ Productos y
servicios financieros
/
Corredora
/ Ahorro
Previsional Voluntario

Ahorro
Previsional Voluntario

El Ahorro Previsional Voluntario (APV) es un sistema de ahorro complementario al ahorro previsional obligatorio que goza de importantes beneficios tributarios y que se compone de aquellos montos de dinero que los trabajadores dependientes e independientes invierten en instituciones financieras para que éstas, administrando dichos recursos, busquen obtener una rentabilidad que permita al trabajador ya sea anticipar el momento de pensionarse, o mejorar el monto de la pensión a que tendrá derecho una vez pensionado.

Los aportes ahorrados por el trabajador pueden provenir de tres fuentes:

Depósitos de Ahorro Previsional Voluntario: son aquellos aportes que los trabajadores dependientes o independientes ingresan voluntariamente a los planes de ahorro previsional voluntario ofrecidos por las instituciones autorizadas a ofrecer planes de APV.
Depósitos Convenidos: son aquellos aportes que los trabajadores dependientes han acordado ingresar en una AFP o Institución Autorizada, mediante un convenio suscrito con su empleador. En este caso, los recursos para hacer APV son de cargo del empleador.
Cotizaciones Voluntarias: son aquellos aportes que los trabajadores dependientes o independientes ingresan voluntariamente en una Administradora de Fondos de Pensiones con el objetivo de hacer APV.

Para incentivar la realización de APV, la normativa vigente establece ciertos beneficios aplicables a aquellas cantidades que los trabajadores destinen a hacer APV, conforme dos modalidades. La aplicación de uno u otro sistema depende de la decisión del afiliado, pues al momento de ahorrar en APV debe indicarse a qué régimen tributario se acogerá.

Además, la elección del régimen al que se acoge el APV es importante, pues no sólo determina la tributación que afectará dichas cantidades, sino que además gatilla la posibilidad de obtener una bonificación estatal. Cabe destacar, finalmente, que la elección de la modalidad a la que se acoge el APV solo es aplicable a los depósitos de ahorro previsional voluntario y a las cotizaciones voluntarias, pues los depósitos convenidos tienen un sistema de tributación distinto.

Tributación de los Depósitos de Ahorro Previsional Voluntario y Cotizaciones Voluntarias

Los aportes que el trabajador realice como APV pueden acogerse, según lo que indique, a los siguientes regímenes tributarios:

Régimen Tributario Letra A:

Al optar por esta modalidad, el trabajador renuncia a hacer uso del beneficio tributario al momento de hacer APV, declarando y pagando el impuesto a la renta que corresponda por dichas cantidades.

Al acogerse a esta modalidad, no obstante, el trabajador recibirá una bonificación anual del Estado a cuenta de su APV equivalente al 15% del monto ahorrado el año anterior. Sin embargo, esta bonificación tiene límites ya que anualmente el Estado solo bonifica aquellos montos destinados a APV que no superen 10 veces el monto retenido por concepto de cotizaciones obligatorias. Además, la bonificación tiene un tope global de 6 UTM. Es decir, en ningún caso el Estado bonificará más de 6 UTM en un año.

¿Se pueden retirar anticipadamente los Depósitos de Ahorro Previsional Voluntario acogidos a la letra A?

Sí, el trabajador puede hacer retiros parciales o totales de sus ahorros por concepto de Depósito de Ahorro Previsional Voluntario en cualquier momento, debiendo pagar impuesto a la renta por aquella parte del monto retirado que corresponda a la rentabilidad obtenida con los recursos depositados en APV.

Por su parte, la institución autorizada deberá devolver a la tesorería los montos que correspondan en relación a lo recibido por concepto de bonificación estatal.

Régimen Tributario Letra B:

Al optar por esta modalidad, el trabajador hace efectivo el beneficio tributario al momento de hacer APV consistente en la posibilidad de rebajar de la base imponible de su impuesto a la renta los montos destinados a tal propósito. De esta forma, según el tramo de renta del trabajador, los aportes de APV tienen una rebaja de impuesto de hasta un 40%.

¿Cómo Opera el Uso del Beneficio Tributario?

Dependiendo de la modalidad que utilice el trabajador, el beneficio tributario antes indicado se materializa de las siguientes formas:

• Modalidad Indirecta: El trabajador dependiente opta por realizar los depósitos de ahorro previsional voluntario a través de su empleador. En tal caso, la cantidad ahorrada en APV se rebaja inmediatamente de la base imponible de su impuesto único de segunda categoría hasta por un monto de 50 UF mensuales.
• Modalidad Directa: El trabajador dependiente opta por realizar el pago de depósitos de ahorro previsional voluntario directamente en la institución autorizada. En tal caso, las cantidades ahorradas se rebajan de su impuesto a la renta al reliquidar el impuesto único de segunda categoría en su declaración anual de impuesto, en relación a los depósitos de ahorro previsional voluntario enterados en el año calendario anterior, con un tope de 600 UF.
• En el caso de los trabajadores independientes, el monto que pueden deducir de su base imponible equivale a la cantidad que resulte de multiplicar 8,33 UF por cada UF pagada en cotizaciones obligatorias en el año correspondiente, sujeto a un tope máximo de exención anual de 600 UF. Al igual que los aportes directos realizados por el ahorrante dependiente, la rebaja de la base imponible se podrá hacer efectiva al momento de declarar y pagar su impuesto global complementario.

¿Se pueden retirar anticipadamente los Depósitos de Ahorro Previsional Voluntario acogidos a la letra B?

Sí, el trabajador puede hacer retiros parciales o totales de sus ahorros por concepto de Depósito de Ahorro Previsional Voluntario en cualquier momento. Pero en tal caso, dichos montos pagarán un impuesto único a la renta, en reemplazo del impuesto global complementario, con un recargo, a menos que el trabajador cumpla con alguno de los requisitos para pensionarse, en cuyo caso se aplicará el impuesto único antes señalado sin recargo.

La tasa del impuesto único se determina sumándole “3%” al resultado, en porcentaje, de multiplicar “1,1” por la diferencia entre el monto del impuesto global complementario que habría que pagar sumando el retiro a todas las rentas percibidas por el contribuyente y el monto del impuesto global complementario que habría que pagar sin considerar el retiro, dividido por el monto reajustado del retiro, conforme la siguiente fórmula:

Tasa Impuesto Único (%)=3+(1,1*((IGC 1-IGC 2)/M))*100

Donde:
IGC 1: Impuesto Global Complementario que pagaría el trabajador (según tramo) agregando a su base imponible el monto del retiro;

IGC 2: Impuesto Global Complementario que pagaría el trabajador (según tramo) sin agregar a su base imponible el retiro.

M: Monto del retiro.

En el caso que el trabajador cumpliese con alguno de los requisitos para pensionarse o ya estuviese pensionado, entonces no se aplica ni el recargo del 3% ni el factor “1,1”, y por tanto, la tasa del impuesto único antes referido se calcula conforme la siguiente fórmula:

Tasa Impuesto Único (%)=((IGC 1-IGC 2)/M)*100

Donde:

IGC 1: Impuesto Global Complementario que pagaría el trabajador (según tramo) agregando a su base imponible el monto del retiro;

IGC 2: Impuesto Global Complementario que pagaría el trabajador (según tramo) sin agregar a su base imponible el retiro.

M: Monto del retiro.

La tasa del impuesto único que corresponda se aplica, a su vez, al monto del retiro, debiendo declararse el impuesto que corresponda en forma simultánea a la declaración y pago del impuesto global complementario.

Como medida de control, la AFP o la Institución Autorizada está obligada a practicar una retención provisoria de impuesto del 15% del monto del retiro al momento del pago. Posteriormente, al realizar su declaración anual de impuestos, se determinará el monto efectivo del impuesto único aplicable a los retiros, el cual puede ser superior o inferior a la retención provisoria del 15% señalada. En caso que la retención provisoria fuese superior, el exceso de retención se devolverá al contribuyente; en caso contrario, el contribuyente deberá pagar la diferencia.

Excedente de Libre Disposición

Es el saldo que queda en la Cuenta de Capitalización Individual del trabajador en la AFP, deducida aquella parte destinada a financiar su pensión mínima requerida y que es posible de retirar siempre y cuando cumpla con los requisitos definidos por la ley.

Los requisitos para la obtención de este beneficio son informados por la AFP en el Certificado de Saldo, documento oficial que se entrega al trabajador al finalizar la primera parte del trámite de su pensión, que le permitirá solicitar ofertas en el Sistema de Consultas y Ofertas de Montos de Pensión (SCOMP).

El retiro de excedente conformado por cotizaciones obligatorias, voluntarias y depósitos de ahorro previsional voluntario tienen un importante beneficio tributario, puesto que permite retirar en un año hasta 800 UTM libres de impuestos, o bien, retirar hasta 200 UTM por año, con un tope máximo de 1.200 UTM. Cabe agregar que estos límites no se aplican a aquella parte del excedente que provenga de recursos originados en depósitos convenidos.

Tributación de los Depósitos Convenidos

Además de los depósitos de ahorro previsional voluntario y las cotizaciones de ahorro voluntario, cabe recordar que los trabajadores pueden convenir con su empleador el pago de depósitos destinados a su Plan de Ahorro Previsional Voluntario con el único objeto de incrementar el saldo requerido para financiar una pensión anticipada o aumentar el monto de su pensión. En este caso, el APV es de cargo del empleador.

Al respecto, cabe señalar que estos depósitos se mantienen separados de las Cotizaciones Obligatorias, Cotizaciones Voluntarias y Depósitos de Ahorro Previsional Voluntario, y no constituyen remuneración para ningún efecto legal al momento de ser percibidos por el trabajador, por lo cual no se consideran renta para efectos tributarios hasta por un monto máximo anual de 900 UF.

Los excesos sobre 900 UF se gravarán con el Impuesto único de Segunda Categoría o con Impuesto Global Complementario, según corresponda.

¿Se pueden retirar anticipadamente los Depósitos Convenidos?

Los trabajadores afiliados al sistema de AFP no pueden retirar los Depósitos Convenidos durante el periodo que son activos, esto es, antes de pensionarse, ya que su único objetivo es incrementar el monto de su pensión.

No obstante lo anterior, una vez pensionado, el trabajador podrá retirar estos aportes a través del beneficio del Excedente de Libre Disposición, cumpliendo los requisitos respectivos y pagando el Impuesto Global Complementario que corresponda, puesto que los excedentes de libre disposición que corresponden a depósitos convenidos, no pueden acogerse al beneficio de exención aplicable a aquella parte que componen las cotizaciones obligatorias, voluntarias y depósitos de ahorro previsional voluntario.

Los trabajadores pertenecientes al INP podrán retirar estos fondos una vez pensionados por la respectiva institución de previsión.

Traspasos de APV

Los trabajadores podrán traspasar a las AFP o a las Instituciones Autorizadas una parte o la totalidad de sus recursos originados en cotizaciones voluntarias, depósitos convenidos y depósitos de ahorro previsional voluntario. Los traspasos no se considerarán retiros para todos los efectos legales y no están afectos al pago de ninguna comisión.

*Se cobrará una comisión de administración sobre los activos en cartera de
hasta un 2,4 % anual.

La rentabilidad es fluctuante por lo que nada garantiza que las rentabilidades pasadas se mantengan en el futuro.
Los valores de las cuotas de los fondos mutuos son variables. Infórmese de las características esenciales de la inversión de estos fondos mutuos, las que se encuentran contenidas en su reglamento interno y contrato de suscripción de cuotas.