BTG apuesta por bonos en dólares del sector financiero en México y Colombia

25 agosto, 2021

En Latinoamérica se han realizado nuevas emisiones por US$46 mil millones, con una demanda promedio de entre 3 y 4 veces. Nota publicada en Pulso el 25 de agosto de 2021.

Una crisis económica menos profunda de lo esperado y el alza en los precios de las materias primas tiene a las empresas de Latinoamérica en una buena posición crediticia. Esa es la visión que tienen en BTG Pactual, razón por la que en los últimos meses han incrementado su posición a los bonos en dólares de compañías del sector financiero y commodities de la región.

Según Benjamín Rojas, portfolio manager del fondo Sicav —-Deuda Corporativa Latinoamericana de BTG, vehículo que administra US$150 millones y acumula en los últimos 5 años un retorno de 60% en dólares-, la apuesta por el sector financiero se explica porque “hemos visto morosidad bajas, y respecto delos niveles de capitalización, si hay una nueva ola de Covid los bancos pueden soportarla. Además, los apoyos que han otorgado los gobiernos podrían significar crecimiento en la región en torno a 6%-8%”.

Y agrega que “en ese sentido nos gustan los bancos mexicanos, principalmente Banorte. El aumento de crecimiento que hemos visto en la región, más el nivel de transferencias desde EE.UU. Hacia México, y el apoyo o nuevo plan de infraestructura mexicano, debiera apoyar al sector financiero. Lo mismo pasa en Colombia, anda muy bien a pesar del downgrade que sufrió hace un par de semanas. Y todo eso debiera estar soportado por mejores precios de los commodities. El sector financiero es nuestra principal posición en el fondo”.

De hecho, las mayores posiciones del fondo a la fecha son: Banorte, Petrobras, la compañía de telecomunicaciones OI, BBVA Bancomer, y Docuformas, una compañía de arriendo.

Respecto de la morosidad del sector, Rojas apunta que en México llega a 2% actualmente, por debajo del 2,5% que es el promedio histórico, esto porque “la exposición de la banca mexicana es principalmente a los mejores sectores, las bancarización hoy está en torno al 15% del PIB”.

EL EFECTO DE LA FED

El retiro de los estímulos por parte de la Fed y el alza en la inflación a nivel global son los grandes temas que a nivel internacional se están tomando la agenda. Sin embargo, no todos generan igual preocupación para BTG.

Para Francisco Mohr, gerente de Renta Fija de BTG Pactual Asset Management, el retiro es algo que “llevamos bastantes meses esperando, creemos que el viernes algo podría anunciar Powell en Jackson Hole respecto de un inicio potencial del retiro, y más detalles quizás en la reunión de septiembre de la Fed. Pero creo que el mercado ya está trabajando con que la reducción de las compras podrían partir a principios del próximo año o quizás en diciembre, que es lo que en el mercado, y a subir tasas de 2023. Pero creo que es más potente el buen entorno macroeconómico que la salida de estímulos”.

Respecto de si el retiro de estímulos afectará el precio de las materias primas, Mohr señala que efectivamente así será, “pero por el otro lado está el crecimiento, más demanda de commodities, además del plan de infraestructura de Biden, y por el lado del cobre, la electromovilidad que sigue impulsando la demanda. Se acaba porque las economías están andando y esperamos que esta inflación que se ha dado por restricción a la oferta sea momentánea, y caiga hacia adelante”.

EL HIGH YIELD

“La mayoría de las compañías de la región está en mejores niveles respecto de 2019 en apalancamiento y márgenes, y creo que en los próximos trimestres debiera continuar”, dice Rojas, quien explica que esto no solo es por lo commodities, sino que, en el caso de México por ejemplo, muchas empresas tienen parte importante de sus ingresos en EE.UU., por lo que el estímulo que ha entregado ese país a su economía en parte ha llegado a México.

Respecto del estado actual de las emisiones en la región, Francisco Mohr detalla que se han realizado nuevas emisiones por US$46 mil millones, y “gran parte han sido high yield. La demanda por la deuda de la región sigue muy fuerte, la demanda ha sido de entre 3-4 veces”.

De hecho, hoy el fondo es 90% high yield, aunque en marzo del año pasado llegó a estar 40% en investment grade, esto en el peor momento de la pandemia.

Pero mientras que los países donde están las principales posiciones son Brasil, México y Colombia, en Chile solo tienen un bono. Esto, según Mohr, se explica porque las compañías locales son en general con grado de inversión, por lo que ven poco espacio en términos de rentabilidad.

En esa línea, Benjamín Rojas señala que además del retorno que ofrece el high yield, las quiebras de estas empresas más riesgosas están en mínimos de “La expectativa para Latam es 3,6% (de quiebras), pero si sacamos a Argentina llega a 2,1%. Y cuando calculamos cuánto se recupera una vez quebrada la compañía, en Latam llegamos a 45% en comparación de 20% con EE.UU. Cuando vemos en mercados emergentes, Latinoamérica entrega el mejor yield”, dice Rojas.

Respecto del mercado local, Francisco Mohr señala que “por el momento no se han dado oportunidades, pero puede ser que las compañías vuelvan al mercado de dólares. El mercado local de deuda está restringido por los retiros de los fondos de pensiones y el retiro de clientes de fondos mutuos de renta fija, el poder de compra ha disminuido y eso genera menos demanda. Eventualmente podríamos ver que compañías busquen financiarse en mercados internacionales en dólares”.