BTG lanza fondo para invertir en electromovilidad: parte en empresas mineras de litio

17 marzo, 2022

Revisa la nota publicada en Pulso el 17 de marzo de 2022.

La tendencia no debiera cambiar. Al menos esa es la apuesta de BTG Pactual respecto del mercado del litio y la cadena de producción asociada a la electromovilidad, pese a los efectos económicos en las materias primas producto de la invasión rusa a Ucrania y de la alta inflación en el mundo.

Según Pablo Bello, gerente de renta variable de BTG Pactual Asset Management, los eventos recientes quizás produzcan “una restricción de chips y otros componentes y la producción de autos puede ir un poco más lenta, pero la conversión será preferir auto eléctrico por sobre otro.
Puede haber retrasos, pero a 3 años plazo la tendencia continuará”.

Hace 12 meses, detalla Bello, “el precio spot del litio rondaba los US$5.000 por tonelada, hace tres meses estaba en US$16.000, y hoy el spot -aunque son muy pocas operaciones bordea los US$80.000. La subida animó al banco de inversión a levantar un fondo que desde la semana pasada administra US$2 millones, un monto que esperan aumentar a US$100 millones en 6 meses.

Según Bello, las perspectivas son positivas en términos considerando el entorno de las inversiones en Chile. “Ya son dos años viendo que los chilenos prefieren exponerse fuera del país, esto en desmedro de renta fija y renta variable nacional, incluso los activos alternativos.
Pero creo que sigue habiendo oportunidades en Chile y solo falta que se diluyan estas incertidumbres”.

En esa línea, comenta que “en los últimos tres meses hemos visto más inversionistas locales dispuestos a escuchar, no creo que estén dispuestos a tomar riesgos todavía, prefieren invertir con certidumbre aunque paguen más caro. Pero hemos visto muchos inversionistas extranjeros volviendo”.

E incluso en medio de una guerra en Europa, que por ahora parece encapsulada a Ucrania, los efectos en la región se ven leves. Bello detalla que es difícil predecir hacía dónde irá el conflicto, pero “algo rescatable es que la región no ha sido tan afectada, el real de Brasil se ha apreciado, su bolsa medida en dólares está 12% positiva, igual que Chile, versus las correcciones que se han visto afuera. La impresión de nosotros es que las acciones están con descuentos considerables, con múltiplos que nunca habíamos visto, ni para la gran crisis financiera ni la corrección que provocó el coronavirus, la bolsa está 25% por debajo. A las compañías les esta yendo bien, repartiendo dividendos, pero no hay disposición a tomar riesgos”.

LAS INVERSIONES Y SQM

“Tratamos de participar en todas la cadena de electromovilidad y la separamos en minería, infraestructura, componentes y baterías. Ahora sólo nos enfocamos en minería y de ahí nos moveremos en la cadena de valor”, dice sobre el nuevo fondo Pablo Bello, quien visualiza, por ahora, valor específico en el sector de minería del litio.

“Por los próximos dos a tres años el precio del litio será muy bueno y no está incorporado en los precios de las compañías”, recalca.

En esa línea, explica que “el mercado tiene internalizado un precio promedio del litio de US$16.000 por tonelada, ahora se está ajustando a cerca de US$20.000, pero nosotros creemos que será más que eso”, pues “hemos visto que los proyectos se retrasan y la demanda sigue creciendo, independiente del ambiente geopolítico, la mayor inflación y quizás un menor crecimiento. Esta es una tendencia que ya partió y no cambiará”.

El vehículo tiene inversiones en empresas del sector en EE.UU., Hong Kong, Australia, Holanda y Canadá y en Chile tienen a SOM, compañía que representa el 19% del fondo.

Según Bello, la minera no metálica “transa a múltiplos más atractivos que las de afuera por el riesgo de estar en Chile y por el contrato con Corfo, pero es la compañía que ha sido más eficiente en aumentar su capacitad y exponerse al mercado spot”.

Respecto de las proyecciones, Bello indica que la producción de autos eléctricos crece a tasas que están sorprendiendo al mercado, “y las proyecciones para 2025 y 2030 son que el mercado casi se multiplica por 10 veces. Dado ese contexto, tenemos que la demanda por el litio es muy alta, pero no son muchas las empresas que son capaces de desarrollar proyectos y desarrollar litio de buena calidad”.

Pero mientras la demanda no crezca, el fondo se mantendrá en minería a la espera de mejores oportunidades. “Si vemos escasez de componente podemos exponernos a esas compañías, o cuando salgan en masa estos vehículos se necesitará infraestructura para cargar rápido, y migraremos”, explica Bello.

Y además, plantea que, por ejemplo en la industria de las baterías hay sobrecapacidad instalada, lo que también justifica que no estén invertidos aún en dicho sector, mientras que en el mercado automotriz todas las grandes firmas están trabajando para avanzar, pero dado el nivel de competitividad es probable que no haya un solo ganador, pues con el tiempo los márgenes disminuirán.