Enero en los mercados: ¿Déjà vu del 2018 o cambio de tendencia?

5 febrero, 2019

Se acabó enero y con él un aliviador rebote en los mercados financieros.

Se acabó enero y con él un aliviador rebote en los mercados financieros. Nada mejor que partir el año con las bolsas repuntando, la FED moderando su discurso, el dólar a nivel global normalizando su apreciación y las portadas de los diarios con menos intervenciones del presidente Trump. Obviamente lo anterior reúne un conjunto de elementos para proyectar que este año podría ser muy distinto a lo que fue el 2018 en términos de volatilidad y potencial de retorno para los mercados financieros. Sin embargo, es necesario hacer un “doble check” para distinguir los causantes de la caída del año anterior y ver si están las condiciones para que el mes de enero sea un adelanto de lo que tendremos el resto del año.

Si pudiéramos resumir los condicionantes de la caída de los mercados el 2018 podemos atribuirla a tres factores principalmente: guerra comercial, normalización monetaria de la FED y sensación generalizada de desaceleración económica a nivel global. Esta semana, el presidente del banco central americano ya despejó una de las variables que podría haber mantenido la volatilidad en un nivel indeseado. El cambio de discurso hacia uno más de preocupación por no seguir subiendo la tasa de interés más allá de lo conveniente, y adicionalmente disminuir la velocidad de reducción del tamaño del balance de la FED entregan una señal clara que seguirá favoreciendo la apreciación de los activos riesgosos e irá en contra del valor del dólar a nivel global. Check!

Respecto al estatus de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, mi lectura de primera línea es que sí están las intenciones, pero no las condiciones para que tengamos algo más que una simple tregua. Lamentablemente, existen restricciones estructurales tan simples como la diferencia de salarios, competitividad y manejo de divisa, que a mi juicio impiden que la balanza comercial entre estos dos países tenga un cambio sustancial, al menos en el corto y mediano plazo. Sin embargo, el simple hecho que las autoridades chinas estén dispuesta a visitar Washington, entregar señales de acercamiento y mostrar intenciones de comprar más bienes americanos, creo que será suficiente para que la administración Trump calme su discurso. Check parcial!

Finalmente, lo que es indudable es que vemos datos concretos de desaceleración en China, Japón, más graduales en Estados Unidos y más pronunciados en Europa. Lamentablemente, la economía global tiene momentum, para bien y mal, y dar la vuelta de giro no es algo que sea fácil o rápido de lograr. Por un lado, China tiene las herramientas y las está utilizando, pero a mi juicio el impacto será acotado. Por otro lado, las autoridades en Europa se quedaron sin balas y en un año con Brexit, más movimientos políticos de por medio, el riesgo de recesión es inminente. Acá no hay Check.

En conclusión, las condiciones para sostener un rally en los activos riesgosos no son tan claras. Las valorizaciones de acciones aún se encuentran relativamente castigadas a nivel global y favorece la toma de posiciones en acciones, principalmente de mercados y monedas emergentes. Con esto vemos un año con retornos positivos, pero acotado. La clave será ser dinámico en la toma de ganancias y aprovechar oportunidades de protección de carteras cuando la volatilidad se calme y sea conveniente comprar seguros a través de opciones.