IPC y TPM

29 noviembre, 2019

A días de que el Banco Central dé a conocer el último informe de Política Monetaria (IPoM) del año, según nuestras estimaciones el Consejo mantendrá la Tasa de Política Monetaria en 1,75% durante los próximos meses.

En el actual contexto, y considerando que la TPM ya se encuentra en niveles expansivos, recortes adicionales pueden ser contraproducentes, dado que estimularían la salida de capitales, depreciando aún más el tipo de cambio y poniendo una presión adicional sobre la liquidez del mercado financiero. Por otra parte, es probable que nuevos recortes no tengan un impacto significativo en el crecimiento.

Debido a la fuerte caída en la actividad comercial, la inversión será la variable que sufrirá mayor impacto. Esto es algo que no depende del Banco Central. En el mediano plazo, la incertidumbre asociada al proceso constituyente probablemente también afecte negativamente al crecimiento, sobre todo a la inversión, por lo que mientras eso no se despeje es poco el margen de estímulo que pueda entregar el BC.

Por otra parte, debido a la depreciación del tipo de cambio, la inflación se elevará en los próximos meses, subiendo desde el 2,6% actual hasta niveles cercanos a 3,5% durante el primer trimestre de 2020, con sesgo al alza. Hacia adelante, los efectos de una menor actividad debiesen contener parcialmente el avance de la inflación, aunque creemos que es altamente probable que esté por encima del 3% en diciembre del próximo año.