Coronavirus y el impacto en la economía

16 abril, 2020

Comentario de Wealth Management sobre del impacto económico del Covid-19 y las variables que definirán su magnitud.

El doble cisne negro

La teoría del cisne negro fue elaborada el 2007 por Nassim Taleb y hace referencia a eventos que son percibidos como altamente improbables, impredecibles e inesperados y que tiene consecuencias considerables en los mercados financieros.

Durante el mes de marzo los mercados financieros se vieron expuestos a un doble cisne negro. El aumento exponencial en el contagio de coronavirus y la ruptura del acuerdo de la OPEP.

La propagación a nivel global del coronavirus ha obligado a la mayoría de los países del mundo a cerrar sus fronteras y a tomar medidas de confinamiento para la contención del virus. De esta forma buscan evitar el colapso de los sistemas de salud y lo que han vivido países como Italia y EE. UU., con miles de muertos producto del masivo contagio. Al día de hoy van más de dos millones de contagiados y cerca de 128 mil muertos producto de la pandemia.

En términos económicos, el efecto ha sido un apagón parcial en la economía mundial, afectando prácticamente a todos los sectores e impactando de manera global tanto al lado de la oferta como la demanda.

Por otra parte, los países productores del petróleo rompieron el tratado de la OPEP en el que fijaban la cantidad de barriles de producción. Esto se dio por la caída en la demanda de petróleo como consecuencia de la paralización de empresas y ciudades producto del coronavirus, generando conflictos entre los países que conforman la OPEP para determinar la oferta. Al no llegar a un acuerdo, se desencadenó una guerra de precios que llevó al petróleo a caer a un tercio de su valor.

El día 12 de abril se llegó a un acuerdo en disminuir cantidad de producción, que acota parte de este riesgo. Sin embargo, todavía existe una demanda considerablemente menor debido a que continúa la paralización en la actividad.

Si bien todavía existe mucha incertidumbre sobre el desarrollo de la pandemia y sus efectos, ya es inminente una recesión económica. La definición de recesión son dos trimestres consecutivos o más de “crecimiento negativo” en la actividad (PIB).

Actualmente la discusión se centra en cuál será la magnitud y la forma de la caída.

Teoría del shock geométrico

Dentro de la teoría del shock geométrico, existen 3 formas de impacto en la actividad:

• Forma de V: Este shock se refiere a una caída fuerte en la actividad, que se recupera rápidamente y vuelve a la línea de crecimiento con la que venía antes del shock. En este escenario la contención de bancos centrales y gobiernos evita una disrupción importante en los flujos de valor, la generación de crédito, la inversión de capital no se ve significativamente afectada y por ende se evita un colapso en el mercado laboral. Ejemplo: Canadá 2008.

• Forma de U: Este shock se refiere a una caída en la actividad que se recupera en un período de tiempo moderado, sin embargo, dada la magnitud del impacto, se mantiene la brecha en crecimiento entre la tendencia antigua y la actual, reflejándose de esta manera el daño en la oferta, en la demanda, la productividad y el empleo. Actualmente, esta es la teoría que más hace sentido dada la expansión en la tasa de contagios, las implicancias del lock-down en diversos países del mundo y el daño que estamos viendo en indicadores de empleo. Ejemplo: EEUU 2008.

• Forma de L: Este shock refleja un daño estructural. La distancia entre la tendencia de crecimiento antigua y la nueva aumenta, producto del fuerte daño que el shock generó en el ámbito laboral, productividad y capital. Se puede dar en países que se encuentran en una débil situación financiera y que la crisis del coronavirus sea un gatillante para generar un daño difícil de revertir. Ejemplo: Grecia 2008.

Escenario Base Actual

El escenario base que el mercado espera actualmente es el de una recuperación económica en forma de U. Según la encuesta del mes de Abril hecha por Bank of America, un 52% de los inversionistas cree que la recuperación seguirá ese rumbo.

Se espera una fuerte caída en crecimiento producto de las medidas de contención del virus. Luego, cuando se logre un peak en el número de casos y las medidas de distanciamiento social comiencen a retirarse, volveremos a ver una recuperación en la actividad. Esto sería en un período entre 6 y 12 meses.

Variables que definirán la magnitud del impacto económico

Cada una de estas teorías pueden ocurrir en distintas magnitudes, esto dependerá del país que se evalúe, de su capacidad de manejo de la crisis tanto sanitaria como económica y de las variables que siguen como parte de la incertidumbre.

• Por el lado de la salud, el descubrimiento de una vacuna reduciría la magnitud del shock. Según la OMS actualmente hay cerca de 70 vacunas en desarrollo con 3 siendo probadas en humanos. Sin embargo, los tiempos para conseguirlos e implementarlos parecen bastante largos, se habla que cerca de un año. El descubrimiento de un posible tratamiento para la enfermedad también seria una variable positiva.

• Las medidas de distanciamiento social han mostrado ser efectivas en evitar la propagación del virus, viéndose actualmente en Europa una disminución en el número de contagios diarios, lo que ha impulsado a los mercados financieros.

Por el lado económico, la respuesta coordinada por parte de los bancos centrales y gobiernos alrededor del mundo, buscan “ser un puente” para aminorar el shock y mantener los flujos de capital en la economía.

• Política Fiscal: En promedio los gobiernos pertenecientes al G20 han anunciado estímulos equivalentes al 3,5% del PIB. Sin dudas Estados Unidos ha sido uno de los más agresivos, con un estímulo fiscal de 2 trillones de USD, correspondiente al 10% del PIB. Este se distribuye entre distintas medidas como el apoyo al sistema de salud, subsidios a desempleados, soporte a empresas, pymes entre otros.

• Política Monetaria: Por su parte, los bancos centrales también han respondido con baja de tasas generalizadas, llevándolas a mínimos históricos. Sumado a esto, han implementado medidas de quantitative easing (QE). La FED (Reserva Federal de Estados Unidos) ha sido uno de los principales actores anunciando QE ilimitado y llevando la tasa de interés a 0%. Lo que busca principalmente el QE es dar liquidez al sistema financiero, para que de esta forma continúe el flujo de capital entre bancos, empresas y gobiernos y se logre contener la caída en actividad. Algunas formas en las que se implementa el QE son la compra de instrumentos financieros por parte de la FED, como bonos del tesoro, bonos corporativos, ETF y deuda hipotecaria de la mejor calidad crediticia tanto en el mercado primario como secundario u la emisión directa.

Los agresivos impulsos por partes de los bancos centrales y gobiernos sumado a perspectivas de estabilización en el numero de contagiados en Europa han, llevado a un rebote en los mercados financieros. Sin embargo, están olvidando el daño en la economía real que ya se empieza a ver en algunos indicadores.

Indicadores Macroeconómicos

El rally que hemos visto en los mercados financieros tiene, sin duda, puesta la mirada en el 2021 y en un escenario de recuperación fuerte apoyado por gobiernos y bancos centrales. Sin embargo, los indicadores económicos nos están anticipando un deterioro importante en la actividad.

• Solicitudes de desempleo en EEUU: El mercado laboral en Estados Unidos es muy flexible, los empleadores pueden despedir sin tener la responsabilidad de indemnizar por años de servicios. Al quedar una persona sin trabajo va y cobra su seguro de cesantía de forma prácticamente inmediata. El número de personas que han solicitado este seguro en las últimas tres semanas son cerca de 18 millones. Un dato alarmante y sin precedentes que se verá reflejado en la tasa de desempleo. JP Morgan proyecta para abril un salto en la tasa de desempleo llevándola a 20% (marzo 4,4%).

• PMI: Este indicador mide el nivel de actividad esperado en los próximos 6 meses para el sector servicios y manufactura. Un PMI sobre 50 puntos indica expansión y bajo indica contracción. La magnitud de la caída que hemos visto en estos indicadores es muy pronunciada, sobre todo en el sector servicios, ubicándose actualmente todos en terreno contractivo.

• Proyecciones de Crecimiento: el Fondo Monetario Internacional en su Outlook del mes de abril proyecta para el 2020 una contracción en la actividad mundial de un -3%.

• Resultados corporativos: Esta semana comenzó la temporada de reportes de resultados del segundo trimestre. Estas nos darán una magnitud del impacto en las utilidades de las compañías .

Mercados Financieros

Los mercados financieros han reaccionado de manera muy positiva a los estímulos fiscales y monetarios, los cuales han sido de gran magnitud.También hemos visto optimismo por el aplanamiento de la curva de contagios, generando retornos positivos en las últimas 3 semanas, una disminución en la volatilidad y comprensión de spreads. Sin embargo, consideramos que el mercado está olvidando los riesgos de mediano plazo y el deterioro en la economía real.

Recomendamos un portafolio diversificado, favoreciendo la mayor calidad crediticia en Renta Fija y compañías con balances más fuertes en Acciones, los cuales se mostrarían más resilientes a un deterioro económico.

* Cristina Vergara, Portfolio Solutions BTG Pactual Wealth Management

Revisa el informe completo aquí.