Cruciales #11

The Business Of Changing The World

How Billionaires, Tech Disrupters, and Social Entrepreneurs Are Changing the Global Aid Industry

Raj Kumar

Nota del editor

Varias de las obras de caridad y beneficencia más reconocidas y admiradas en el mundo forman parte de un pasado medieval. Eso establece el autor indio-estadounidense Raj Kumar en un libro repleto de información provocadora e insospechada que lleva por título una evocación dinámica: The Business of Changing the World. How Billionaires, Tech Disrupters, and Social Entrepreneurs Are Changing the Global Aid Industry (‘El negocio de cambiar el mundo. Cómo los multimillonarios, los creadores de tecnologías disruptivas y los empresarios sociales están cambiando la industria de la ayuda internacional’). En sus páginas, Kumar –él mismo un conocido empresario social– afirma que “la nueva industria humanitaria deja ver la clase de ambiciones que comúnmente asociamos a compañías de Silicon Valley”. Contrario a los orfanatos y entusiasta de iniciativas como la de Bill y Melinda Gates, Kumar critica de pasada a Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo y CEO de Amazon, puesto que no percibe en él un compromiso real con el altruismo. Las celebridades tampoco se salvan de sus dardos (Madonna, por ejemplo, no sale bien parada en su recuento). El año 2000, Kumar fundó una plataforma online con fines comunitarios, pero en ese entonces nadie en el ámbito corporativo dio un peso por la iniciativa. En la actualidad, Devex es el mayor proveedor de servicios de reclutamiento y desarrollo empresarial para el desarrollo global: “Nos invitan a moderar seminarios en Davos, a contratar trabajadores para el Programa Mundial de Alimentos de la ONU [la entidad que acaba de ganar el Premio Nobel de la Paz] y a aconsejar a las fundaciones corporativas de Fortune 100 acerca de cómo operar con mayor eficiencia sus recursos”. Evidentemente, Kumar no es un anticapitalista. Por el contrario: cree que una nueva clase de multimillonarios, dispuesta a donar casi el monto total de sus fortunas, si es que no todo, está provocando alteraciones telúricas en el campo de la filantropía. Kumar también demuestra que regalar dinero en efectivo a los más pobres, sin compromiso alguno, es una práctica que funciona, lo cual viola abiertamente nociones y prácticas tradicionales asentadas en su rubro por décadas. Otro punto interesante del estudio es que cada vez hay más inversionistas privados que esperan recibir dividendos si el programa al que han contribuido cumple sus metas. Semanas atrás, el director del Centro de Estudios Públicos, Leonidas Montes, denunció en una columna publicada en El Mercurio que en nuestro país “no se promueve ni se incentiva la filantropía. Al contrario, se entorpece”. Algunas soluciones en torno al dilema planteado por Montes se encuentran en este libro.

Juan Manuel Vial