White Trash

The 400-Year Untold History of Class in America

Nancy Isenberg

Nota del editor

Hay quienes afirman que la basura blanca está de moda en Estados Unidos. La expresión –que sí es despectiva– alude a los pobres de ascendencia anglosajona, y su renovada popularidad se debe, principalmente, a que fue el electorado clave para que Donald Trump ganara la presidencia. La historiadora Nancy Isenberg se adelantó al creciente interés de los medios por este grupo demográfico: meses antes de la elección de 2016, publicó un magnífico y provocador estudio titulado White Trash. The 400-Year Untold History of Class in America (‘Basura blanca. La historia de clase acallada por 400 años en Estados Unidos’). El libro se convirtió en un clásico instantáneo no sólo por el momento oportuno en que apareció, sino también porque aborda el tipo de dilemas incómodos que nadie quiere tocar: la historia de una casta considerada prescindible en un país en el que supuestamente no existen clases sociales. Yendo al inicio de todo, Isenberg plantea que las colonias norteamericanas no se libraron del clasismo inglés una vez que obtuvieron la independencia, por lo que desde hace siglos que en Estados Unidos se ha venido fraguando un desprecio profundo por los habitantes blancos más desposeídos, pese a que varios de sus líderes republicanos surgieron de aquel estamento. A la autora le parece tramposa la versión triunfante de que la sociedad estadounidense estaría conformada casi exclusivamente por una multitudinaria clase media. Hoy por hoy, advierte, la noción de una mesocracia amplia y flexible opera como “un poderoso bálsamo o una cortina de humo”, pues, por lo general, tendemos a olvidar algo bastante obvio: “Es imposible que exista una clase media sin una clase baja”.

Juan Manuel Vial